27 de septiembre de 2013

Simbiosis, parasitismo y explotación animal

GRANJAS DE ESCLAVOS


En ocasiones se señala que los humanos tenemos una “relación simbiótica” con los otros animales que explotamos, como un intento de justificar esta explotación.

Dejando a un lado la falacia naturalista que hay intrínseca en ese argumento; es cierto que la explotación es una relación simbiótica pero sólo es un caso específico de simbiosis. 

Hay tres tipos básicos de simbiosis: 
  1.  Mutualismo: ambos se benefician voluntariamente. 
  2.  Comensalismo: uno se beneficia y el otro no es perjudicado.
  3.  Parasitismo: uno se beneficia a costa de perjudicar al otro.
En nuestra relación de “simbiosis”, actuamos ciertamente como parásitos de los demás animales, en tanto que ejercemos la explotación sobre ellos, consumiendo su libertad, su salud y sus vidas para nuestro beneficio.

Biológicamente, no somos organismos parásitos, puesto que no estamos determinados ni necesitamos parasitar a otros animales para vivir. Por tanto, podemos vivir sin explotar a los demás animales.


E incluso aunque fuéramos biológicamente parásitos, tampoco estaría bien que actuáramos como tales. La necesidad no es justificación moral. Si fuéramos fisiológicamente carnívoros seguirían estando igual de mal que utilizáramos a otros animales como comida.

Sin embargo, no estoy señalado que el hecho mismo de parasitar sea algo intrínsecamente malo desde un punto de vista moral. Lo que otros animales hagan no se puede juzgar moralmente. Sólo se pueden evaluar moralmente las acciones de los agentes morales, es decir, de quienes somos responsables de nuestros actos.

Por ejemplo, cuando los humanos practicamos la caza considero que estamos actuando cómo si fuéramos depredadores. Y eso está mal, es éticamente erróneo, porque supone violar el principio de igualdad y el respeto por el valor intrínseco de los animales sintientes. 

Sin embargo, el hecho mismo de la depredación cometida por animales no humanos no se podría juzgar moralmente en sí, puesto que es un hecho amoral, debido a que en ese caso no hay agentes morales implicados en su existencia.

5 comentarios:

  1. Es una pena que la mayoría de la gente no quiere verlo aún.

    ResponderEliminar
  2. Saludos:
    Me gustaría enviarte un articulo, por si decidieras publicarlo. ¿Como te lo puedo enviar?
    Gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes enviármelo a mi correcto electrónico: luis.tovar.alvarez@gmail.com

      Eliminar
  3. Lo que no me quedó claro es si una relación simbiotica con los animales que no sea parasitaria, va de acuerdo al veganismo o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo al veganismo, no sería aceptable ninguna relación basada en la explotación, es decir, en el hecho de tratar a otros animales como recursos o como simples medios para lograr alguna finalidad:

      http://filosofiavegana.blogspot.com.es/2011/11/por-que-esta-mal-explotar-los-animales.html

      Por tanto, ninguna relación que implique explotación de algún modo es moralmente aceptable. Los demás animales son personas y deben ser respetados como tales.

      De hecho, su protección contra nuestra violencia habría de ser especialmente rigurosa dada la acusada diferencia de inteligencia y poder entre ellos y nosotros. De la misma manera que protegemos sobre todo a humanos en situación desfavorable (niños, discapacitados) frente al abuso de los adultos, también deberíamos proteger con el mismo énfasis a los animales nohumanos. Lo cual implica que ninguna acción que remita ligeramente a la posibilidad de explotación sea tolerable.

      Eliminar

NORMAS DEL BLOG

No se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen a gritos— ni tampoco el empleo de insultos, amenazas o cualquier tipo de agresión verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas básicas de convivencia en este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...