7 de septiembre de 2013

El resurgimiento del comercio de piel: por qué debemos clarificar nuestro mensaje




Este artículo es la traducción de un texto escrito por la activista vegana Stevie Schafer, en el cual explica las nefastas consecuencias que han tenido la campañas animalistas contra la industria peletera y la necesidad de replantear radicalmente la manera de enfocar nuestra postura como activistas ante el problema de la explotación animal. Debido a la relevancia y concisión de sus argumentos he decidido publicarlo, confiando en que ayude a entender uno de los principales problemas que hay en el mismo seno del ámbito animalista. Espero que os resulte de interés.

*************

Tras décadas de campañas contra la industria peletera, la piel está de vuelta en el comercio de la moda, a pesar de los esfuerzos de los defensores de los derechos los animales. Ahora se promueve la "piel ecológica" o la "piel humanitaria" y se desdeña las alternativas sintéticas alegando que explotar animales es más respetuoso que el petróleo. ¿Cómo ha llegado a ocurrir a esto? 

Objetivos. ¿Cuáles son nuestros objetivos? 

Para ser justo, no se lo hemos puestos fácil a la gente a la hora de hacerle comprender qué es lo pretendemos. Utilizamos un lenguaje que oscurece nuestros motivos. Preferimos exponer la dicotomía "cruel vs. humanitario" en lugar de pedir "el fin del uso de animales". Los activistas en el movimiento consideran un victoria el hecho de que los animales esclavizados sean asesinados en formas menos horribles. ¿Es esto lo que realmente buscamos? ¿No deberíamos acaso dejar claro que pedimos que ningún animal sea traído al mundo para ser utilizado y asesinado? ¿No deberían todas las personas que defienden los derechos de los animales pedir el fin del uso de los animales y ser veganos?

Es evidente que nuestro lenguaje es poco claro. Un "vocabulario de motivos" es un término para describir los lemas y los términos que la gente utiliza para justificar sus actos. Respecto de un movimiento social, como son los derechos animales, este vocabulario explica por qué existe el movimiento y por qué la gente forma parte de él.

Los movimientos sociales dependen del compromiso de sus miembros en lograr lo que se proponen, y por eso es esencial ser claros acerca de nuestros objetivos.

Si el movimiento de derechos animales busca el fin del uso de los animales no humanos, eso requiere que sus miembros traten de lograrlo. Sin embargo, con el actual lenguaje de "crueldad" y "humanitario" estamos muy lejos de hacer entender que nuestra finalidad es el fin del uso de animales no humanos. Difícilmente podremos hacer entender a la gente por qué el veganismo es una parte esencial de los derechos de los animales, si ellos no desean el fin del uso de los animales.

Cruel y humanitario: cómo la industria peletera utiliza nuestro propio lenguaje 

Focalizando en la crueldad de la industria peletera, y en las investigaciones ocultas, se ha conseguido abrir un mercado para la piel "humanitaria". La industria peletera ha respondido a las objeciones basadas en pedir el "fin de la crueldad" y en "detener el abuso contra los animales" poniendo a la venta productos que se publicitan con esos mismos lemas.

Los vídeos y las descripciones de la crueldad son, por supuestos, exitosas en provocar respuestas emocionales, y para algunas personas esto es motivo suficiente para dejar de consumir animales. Sin embargo, la falta de consistencia en el vocabulario no aporta razones claras por las cuales la gente debe cambiar su forma de vida. El auge de la piel "humanitaria" muestra que muchos han asimilados el mensaje de que es importante preocuparse por la forma en que los animales nohumanos son tratados: "!No hace falta ser vegano! Eso es muy extremista. Podemos preocuparnos por los animales y llevar su piel al mismo tiempo."

La tendencia a focalizar en el trato, y no en el uso, se puede comprobar sobre todo en los países occidentales. Las encuestas en Gran Bretaña, Estados Unidos y Australia muestran que la gente está concienciada respecto del bienestar de los animales no humanos, aunque continúa consumiéndolos. Una vez más, la gente está siguiendo los términos expuestos por las figuras prominentes del ámbito animalista. El énfasis en la "crueldad" ha dado pie a la utilización y comercialización del término "humanitario" por parte de la industria de explotación animal. Ellos utilizan el lenguaje de los animalistas. ¿Alguien se sorprende luego de que la gente no comprenda por qué no consumimos huevos de "gallinas camperas"?

Sostenibilidad y eco-lenguaje

El nuevo giro de la industria peletera también se apropia del hecho de que la gente está cada vez más concienciada respecto del impacto ambiental de los materiales sintéticos. A menudo se etiqueta al veganismo como "ecológico" y la industria peletera ha entrado en este contexto presentando como argumento que "la industria de producción de pieles tiene como objetivo mantener a largo plazo el equilibrio ecológico".

No deberíamos sorprendernos de que la industrial peletera utilice términos como "sostenible", "ecológico" y "verde" para responder a los argumentos presentados por los activistas contra la explotación animal. El hecho de que calificativos como "sostenible" o "ecológico" sean apropiadamente utilizados por la industria peletera demuestra la total incompetencia de los argumentos medioambientales para proporcionar razones claras y consistentes en contra del consumo de piel. 

Hora de cambiar el vocabulario

Si la piel ha resurgido, especialmente en la forma de piel "humanitaria" y "ecológica" se debe parcialmente a fallos en el vocabulario que utilizamos. La industria peletera ha sido capaz de asumir el propio lenguaje utilizados por los animalistas y adoptar estrategias que respondan a los argumentos utilizados contra ella misma.

Si los activistas realmente desean lograr el fin del uso de los animales no humanos, entonces necesitamos exponer claramente nuestros objetivos. Las industrias que utilizan, confinan, y asesinan a los animales no humanos han adoptado nuestro lenguaje y lo hablan con fluidez, como si fuera su lengua materna. Aunque algunos de nosotros consideramos que el significado de los términos ha sido manipulado y no refleja el significado que pretendemos darle. Pero ¿acaso es no es lo que ocurre cuando rechazamos el ser claros? ¿No es lo que sucede cuando ocultamos nuestros objetivos e intentamos utilizar un lenguaje más indirecto y atractivo para el público

Teniendo en cuenta todo el tiempo y dinero empleados en las campañas anti-piel, quizás sea hora de reflexionar acerca de cuáles son los objetivos de nuestro movimiento y utilizar un lenguaje que de forma clara y exacta refleje dichos objetivos. 

*************

Aunque considero que las observaciones de Schafer son acertadas, considero también que el problema en al activismo animalista no afecta solamente al lenguaje sino que es un error completo de enfoque.

Las campañas monotemáticas es decir, centradas en una determina forma de explotación especista —o en una determinada especie de animales no humanos— son injustas y no tienen ninguna efectividad a la hora de conseguir que los humanos respetemos los intereses de los no-humanos.

No hay nadie que realmente crea que necesitamos utilizar a otros animales para poder vestirnos. Entonces, ¿por qué sigue existiendo la industria que explota a otros animales para vestimenta? Porque no es una cuestión de necesidad: es un problema de prejuicio. El prejuicio especista es lo que permite que esto suceda. Debido a ese prejuicio se considera socialmente aceptable explotar a otros animales para satisfacer nuestros caprichos o para obtener un beneficio económico.

Si ahora mismo en nuestra sociedad no hay una explotación institucionalizada de canibalismo o de piel humana se debe a que no hay una demanda de ella sino que, por el contrario, existe un rechazo masivo y generalizado en contra de esta explotación humana. La explotación de los animales no cesará mientras no cese la demanda social, y ésta no dejará de existir mientras en nuestra cultura permanezca la idea de que los demás animales son medios para satisfacer fines humanos.

Así es por lo que en tanto que no exista previamente una base social suficiente de personas que apoye la abolición del uso de animales nohumanos, resultará imposible conseguir leyes que protejan los intereses de los animales no humanos mientras estos sigan siendo considerados como propiedad de los humanos.


Conseguir un cambio sustancial en esta situación requiere como primer paso una evolución del paradigma moral desde la actual visión de los no-humanos como recursos de los humanos hacia una visión de los nohumanos como personas con derechos. Y ese cambio sólo se puede lograr a través de la educación vegana.

La actual situación de los animales no humanos nunca cambiará realmente mientras no haya una mayoría social de gente que rechace su estatus de propiedad a través del veganismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LOS COMENTARIOS ESTÁN MODERADOS

Todos los comentarios serán revisados antes de ser publicados para comprobar si se ajustan a la temática del blog y las normas de convivencia.

En ningún caso se permite el uso de palabras en mayúsculas —equivalen al empleo de gritos en una conversación— ni tampoco el uso de insultos, amenazas o cualquier forma de violencia verbal.

Si deseas participar en el foro, por favor, atente a las normas de este blog:

http://filosofiavegana.blogspot.com.es/p/acerca-de-este-blog.html

Gracias por tu atención.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...