12 de diciembre de 2010

Veganismo y ateísmo desde la perspectiva moral de los Derechos Animales




«Hay que asentar la vida en lo más seguro, en lo más demostrable; no, como hasta ahora, en lo más lejano, en lo más indeterminable, en lo más nebuloso del horizonte.»                                                                             ~ Friedrich Nietzsche


Considero que hay una idea en la que estamos de acuerdo todos los escépticos y racionalistas. Y es la siguiente: debemos rechazar todas aquella creencias que no están fundamentadas en las evidencias y la lógica. Especialmente aquellas que se puede demostrar que son falsas o necesariamente imposibles. 

Ese tipo de creencias están promovidas por la superstición. Son nocivas para nuestra racionalidad, para nuestra convivencia y el respeto por los individuos. Y está demostrado que promueven actitudes fanáticas y violentas que causan innumerables víctimas en todo el mundo.

Creer, sin apoyarse en las evidencias ni en la lógica, que existe un poderoso ser superior a nosotros es una de las características de la religión. Pero, del mismo modo, es igual de falsa e irracional la similar creencia de que el ser humano es un ser superior a otros animales. La pretendida superioridad humana.

Aceptar como verdaderas creencias que son falsas nunca nos hace ser mejores personas. Ser crédulos o irracionales no nos hace ser mejores. El pensamiento racional nos muestra que la religión es falsa. La religión no tiene ninguna evidencia a su favor y parece está motivada simplemente por la ignorancia, el prejuicio, o algún trastorno psicológico: un obsesivo miedo a la muerte.

Hay un conflicto inevitable entre ética y religión. La ética nos dice sobre cómo debemos vivir moralmente. La religión también intenta darnos unas pautas de conducta a las que supuestamos estamos obligados.

Podemos llegar a pensar que no importa que alguien tenga creencias religiosas mientras no perjudique a nadie. Pero la realidad no suele ser así. También podríamos decir que no importa que alguien crea que los blancos son superiores a los negros –o que los hombres son superiores a las mujeres, o que los humanos son superiores al resto de animales– mientras que no haga daño a nadie. Pero esas ideas provocan de manera inevitable conductas dañinas. Ocurre lo mismo con la religión. Ocurrre lo mismo con el especismo.

Escribe Gary Francione:
«Muchas personas piensan que cuando un animal escapa de la muerte de este modo, se trata de alguna clase de señal divina. Estos tipos de evento, irónicamente, refuerzan nuestra idea de que, debido a que no hay ninguna intervención divina para todos los otros animales que son asesinados en los “refugios” o en los mataderos, entonces este es la manera en que las cosas deben ser para aquellos otros animales. Ellos son asesinados como parte del orden ´natural´.»
Esto es una prueba más de la irracionalidad del pensamiento religioso: sacar conclusiones imaginando causas imaginarias que no se pueden demostrar de ningún modo, para justificar algún tipo de hecho o de conducta. En este caso, la religión sirve para justificar la explotación animal.

Pero en lugar de señalar ese tremendo error, que daña nuestra racionalidad y nuestra capacidad moral, Francione prefiere opinar sobre lo que supuestamente Dios pensaría, si existiera, respecto de ese hecho. Es decir, contesta a una fantasía con otra, cuando lo apropiado sería reivindicar el papel central de la razón en nuestra vida, la cual excluye necesariamente la religión.

¿Cuál es la diferencia esencial entre creer en Dios, Santa Claus, o los Reyes Magos, y creer que los humanos somos seres radicalmente diferentes y superiores al resto de animales y que estamos legitimados en explotar a los demás individuos? Ninguna. Todas ellas son creencias fabricadas simplemente para hacernos sentirnos mejor –como estupefacientes– y que no tienen ninguna conexión con la realidad.

Esa creencia –el antropocentrismo moral– es nociva para nuestra racionalidad, y especialmente para nuestra convivencia con otros animales y el respeto que les debemos. Y está demostrado que promueve actitudes fanáticas y violentas que causan innumerables víctimas en todo el mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...